jueves, 12 de enero de 2017

Kéfir y té Matcha : usos, ideas y la importancia de educar al paladar.

¡Buenos días!

La idea de que la belleza empieza por dentro ha sido repetida hasta la saciedad, pero no termina de calar. Aunque las apariencias engañen, los malos sentimientos y pensamientos  espurios terminan por afear a una persona. Y en una capa más superficial y más obvia y notoria, lo hacen los hábitos alimenticios y de vida. No se pueden tapar con maquillaje ni hacer desaparecer con cosmética los efectos de unas malas prácticas. Tabaco, alcohol y bollería industrial no se combaten con Caudalie, Apivita o La Prairie.

En la búsqueda de un estado saludable, no hay milagros, hay cimientos que se adquieren con responsabilidad y conocimiento, Así como ni Nars ni Sleek nos van a salvar la vida ni a dar la belleza eterna, tampoco lo va a hacer la quinoa o la espinaca per se. Todo hay que decirlo. Sin embargo, sí que hay alimentos con propiedades más que interesantes, beneficios comprobados y sin efectos controvertidos (salvo intolerancias o patologías particulares de cada uno).  Hoy abandono mi mediterránea comodidad para presentaros a dos extranjeros muy presentes en mi dieta desde hace años. Sin ánimo de intrusismo, me gustaría hablaros del kéfir y del té matcha, sobre sus propiedades, alguna receta...

Cucharada de moca de Té Matcha sobre leche kefirada.


¡Aviso de que vienen juntos, y a veces hasta revueltos!



No es ningún secreto de que yo soy partidaria de un estilo de vida mediterráneo, especialmente si es allí donde uno está ubicado. Tener en cuenta factores genéticos y climatológicos es importante a la hora de elegir la dieta, al igual que la experiencia. Por eso, el tema de la importación de alimentos "milagro" de otros lugares como si fueran la solución a todo (veáse a mi parecer terrible boom de la soja), yo lo tomo con pinzas y mucha reserva. Pero eso no evita que me quite el sombrero ante otras viandas que han llegado a mi nevera y despensa para quedarse, y a mi boca para recomendar. Os hablo del Kéfir y del té matcha.

El kéfir es una bebida resultante de fermentar leche con un hongo granulado que lleva el mismo nombre. Se trata de unas bolitas blancas que provocan una fermentación alcohólica  (lacto) dotando a esa leche de numerosas propiedades. Se puede hacer con agua (kombucha) o con agua de coco obteniendo una bebida diferente en textura y sabor, pero no resulta con leches vegetales.

La consistencia del kéfir suele ser más líquida que la del yogur comercial y su sabor tiene más cuerpo, con un toque a alcohol. Se trata de un alimento probiótico con muchas propiedades. Ayuda a la digestión, a la salud de nuestra flora intestinal regulando el tránsito, limpia el intestino,  contiene vitaminas (K,B, A), triptófano, ácido fólico y bastante rico en proteínas. Nos aporta minerales como el calcio, fósforo y refuerza nuestro sistema inmunológico. No deja de ser una alimento que lleva lactosa, pero es más digestiva gracias al proceso de fermentación.

Dentro del grupo de los lácteos, es un regalo que viene de la parte más oriental de Europa y de Asia, donde es muy popular por su contribución al bienestar y vigor físico. Probablemente, sería la bebida favorita de personas a lo Atila.

Y si nos vamos un poco más al este...

El té matcha es el resultado de moler las hojas verdes del té, sin fermentar. Presenta un color verde intenso y una textura muy fina. Es rico en aminoácidos, vitamina C, supera en antioxidantes (betacarotenos, polifenoles) a las demás variedades de té y a alimentos tan conocidos como las espinacas o zanahorias, minerales, desintoxica el organismo y equilibra la glucosa en la sangre. Mira que me da rabia la palabra, pero de este té es de las pocas cosas en este mundo que calificaría de superalimento, ya que he comprobado las ventajas de su ingesta diaria tanto en mí misma como en personas bastante enfermas.

Desde mi experiencia, su sabor es complicado hasta en las mejores cosechas de matcha. Tiene un toque amargo dulzón y reminiscencias marinas. Por eso me cuesta tanto tomarlo ceremoniosamente, batido en agua caliente y me las he compuesto para beneficiarme de sus propiedades con más agrado, aunque ello suponga desmontar las más puristas tradiciones niponas.

¿Qué podemos hacer con el kéfir? ¿Y con el té matcha? ¿Y con los dos juntos?

Magdalenas de naranja, matcha, almendras y cacao. Se hacen con la masa normal del bizcocho de yogur, a lo que le añado una naranja entera picada en la batidora, con piel y todo. ¡¡Pero bien lavada!
El kefir puede ser bebido tal cual, que es la manera habitual en que lo tomo, y de las más ricas y simples. También puede ser incorporado a batidos, o purés/cremas y a papillas con avena, frutos secos, cereales...Los panes y bizcochos de kéfir también son muy populares, pero yo no me he animado aún a prepararlos.

En cuanto a su uso tópico, se usa por sus propiedades antiinflamatorias en mascarillas para combatir granitos, rosácea...Pero desde luego, el mejor combate lo libra desde el intestino.

El té matcha se puede tomar como infusión, disuelto en agua caliente. Pero también podemos poner una o dos cucharaditas:

-Mezclado con el kéfir o con yogur,

-En zumos y batidos de frutas.

-En nuestra repostería, siguiendo las recetas que tengamos de bizcochos, galletas, magdalenas y añadiendo el polvo verde para que sea el ingrediente estrella. Para un bizcocho de tamaño estándar pondría unas dos o tres cucharaditas o una buena cucharada sopera bien colmada. Da un aspecto muy gracioso, al ser un colorante verde totalmente natural que dejará nuestras creaciones como Kriptonita.

-En uso tópico, se añade a cremas y mascarillas. Pero es un producto caro que yo prefiero ingerir,


La importancia de educar al paladar.

Hay un tópico muy extendido consistente en creer que a los niños, por ser niños, les tiene que gustar lo dulce y graso, y disgustar todo lo que huela a vegetal o comida de cuchara. El niño no nace así, al niño se le trata así (por ejemplo, premiándole) y su paladar se maleduca asociando lo lo dulce y procesado a lo bueno, y lo demás a "comida de mayores/mal sabor/enfados a la hora de comer...".

Conmigo (y con muchas personas que conozco) pasó esto, pero nunca es tarde para reeducar al paladar.  Fuera de la capa de azúcar y aditivos, hay todo un mundo de sabores, aromas y texturas por descubrir. El exceso de azúcar puede estropear hasta un dulce, eclipsando, e.g. el sabor de un fruto seco tostado o el aroma de una fruta. Así que en el proceso de reeducación de nuestras papilas gustativas, aunque se me echen encima los detractores de los deberes, haremos caso a la célebre víctima del Vesubio y nos aplicaremos su nulla dies sine linea. Lo que empieza por hábito creado se acaba convirtiendo en costumbre placentera y en una situación dominada en la que no querrás dar marcha atrás.

Sin embargo, no todo tiene que gustarnos por muy puro, beneficioso, sano que sea, ¡Faltaría más! Por eso y regresando a nuestros protagonistas del día os dejo unas cuantas combinaciones:

El té matcha gana en sabor con alimentos como el cacao puro, los lácteos, la naranja y la almendra. El frescor de un granizado también ayuda a sacar nuevos matices a su sabor, y a mi parecer, el frío le suele sentar mejor que el calor a la hora de ser bebido. Reposteras y heladeras, ¡¡tomad buena nota!!

Miel de azahar, almendra y avena para dar vidilla a nuestros combinados.
El kéfir casa muy bien con la miel, especialmente variedades más suaves como azahar o romero. Yo no recomiendo endulzantes como stevia o similares, pero cada cual sabe sus necesidades. Los copos de avena le confieren una textura muy interesante, además de vitaminas y proteínas. Kéfir+avena es el dúo infalible para la salud de nuestro cabello, piel y uñas.

Para aunar tanto el kéfir como el matcha, y llenarme de energía y salud, me suelo preparar una mezcla que me tiene dando saltos todo el día. Mezclo un vaso de kéfir, una cucharada de té, un buen puñado de avena y otra cucharada de miel. El dulzor de la miel no eclipsa el cuerpo de la bebida fermantada, pero potencia la parte más agradable del matcha, y la avena enriquece y espesa el asunto, para quedarnos saciadas. Simple, rápido y lozano para el cuerpo de mono serrano.

***
El kéfir se puede adquirir en casi cualquier supermercado o se puede elaborar en casa si se poseen los gránulos. Los míos murieron el año pasado por falta de cuidados, así que ahora lo compro.

El té matcha puede encontrarse en tiendas especializadas, sección gourmet del Corte Inglés...Yo lo adquiero en Iherb y es de la marca The Tao of Tea, que es donde mejor relación tripartita cantidad/calidad/precio he encontrado. Me gusta especialmente este además de por la mencionada calidad, por el sistema de envasado y conservación que presenta el bote (bolsa+doble tapa).

***


Y llegados a este punto...si os habéis leído la entrada os habréis dado cuenta de que acabo de confesaros mi mayor secreto de belleza oriental, que va de dentro a fuera. Cuando probéis este dúo, cualquier cosmético os sabrá a poco.

¿Los habéis probado? ¿Sois asiduas a estos dos productos? ?¿Qué preparáis con ellos?

Un abrazo y muy feliz 2017.
el mono Gretel.











53 comentarios:

  1. Menuda pintaza tienen esas magdalenas.
    Yo me he iniciado con el té matcha gracias, en parte, a un post tuyo. Ya me picaba el gusanillo hace tiempo pero tras leerte, me animé a pedir a Iherb justo el que nos recomiendas. Efectivamente, tiene un sabor (y un color) peculiares:mis hijas le llaman el "té de pimiento" - dicen que les huele a éso, a mi no - pero lo tomo por las mañanas y aunque reconozco que en las primeras veces no me gustaba...es como que se le coge el punto, oye, y ahora lo tomo sin edulcorar ni nada y los días que no lo he hecho, estas fiestas, por estar fuera de casa, te digo que lo echaba de menos.
    Así que nada, me queda el kefir...ya te contaré si me animo :)
    Me ha gustado mucho la parte del post en que reflexionas sobre (re)educar al paladar, estoy contigo al cien por cien.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa!!
    Madre miaaaa, me has dejado relamiendome... no he probado ninguna de las dos cosas pero por lo que cuentas podría gustarme y mucho, sobre todo el kéfir con miel, hummmm. Ya te diré cuando me anime con ellos... besines

    ResponderEliminar
  3. Grande este post aunque yo no pueda con el sabor del té matcha...

    ResponderEliminar
  4. Muy interesantes algunas de las ideas que propones. En mi caso, afortunadamente, mi madre dejó siempre que fuera yoquien determinara si me gustaba o no una comida. De hecho, era la niña rara que prefería las lentejas o las espinacas a la pasta con tomate, y que no se sentía demasiado atraída por la bollería industrial.
    Por otra parte, el kéfir y yo tenemos una relación imposible (ni lácteos ni hongos, gracias), pero el matcha sí que lo tomo de vez en cuando, tengo el paladar hecho a los tés, por amargos que sean, y no me molestan en absoluto esas notas. Además, el sabor amargo estimula el higado y lo limpia, así que sin problema.
    A mí la soja, curiosamente, me sienta muy bien, aunque conozco muchas personas que son incapaces de digerirla. Si cuando yo digo que los ojos rasgados y la piel amarillenta de algún sitio vienen, por algo será.
    Besos, y gracias por esta gotita de sabiduría.

    ResponderEliminar
  5. Soy asidua a ambos productos, si bien el té matcha lo tomo combinado con verde por aquello del sabor. El kéfir lo uso también para preparar cremas de verduras y purés. Les da un toque genial. Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  6. Conozco ambos alimentos, pero aún no me he animado con el té matcha y el kéfir no me gusta ... :-( Sin embargo las magdalenas me parecen una muy buena opción.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Por fin un nuevo post de este macaco divertido! ¡Y qué post!
    Definitivamente probaré ambos alimentos, y se lo apuntaré a mi novia para que me cocine esas magdalenas buenísimas!
    Un abrazo! (L)

    ResponderEliminar
  8. Yo no he probado ninguna de las dos cosas y tampoco voy a hacerlo porque no me llama la atención, el té no tomo jamás de ninguna clase, no me gusta!!! y tampoco quiero educar a mi paladar!!!!!!, si algo no te llama la atención pues no lo tomas y tampoco pasa nada y si algo no te gusta pues lo mismo, no se toma, yo nunca he tomado leche, simplemente no me gusta!!!!! sí los yogures y el mucho el queso, no tiene nada que ver con los «lacteos» es muucho más sencillo ...no me gusta y ya está, solo tomé la de lactancia, luego jamás quise más. Yo creo que no hay que educar al paladar... es cuestión de gustos igual que en la ropa, la música, las películas, los actores, en fin... que son gustos....


    Besos


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay...esa es la teoría para las personas razonables, que no hay que forzar. Pero conozco casos de criaturas que se alimentan de "fanta". Esos no necesitan reeducación, sino rehabilitación!! ajaja. Un beso!

      Eliminar
  9. ¡Hola! Yo he de decirte que tampoco creo en las dietas y los alimentos milagro... Bueno, en general no creo en las dietas jejeje Con la excusa de que estoy delgado, la verdad es que me consiento todos los caprichos, aunque en general soy de buen comer (y productos españoles jejeje). He de decir que al leer sobre ambos alimentos no me han entusiasmado, pese a que tengo curiosidad por probar esas magdalenas!

    Un beso,
    Le Style et Moi

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante conocer a través de tu experiencia algunos alimentos. Es totalmente cierto que se nota mucho cuando uno se alimenta mejor, el cuerpo es inteligente y lo agradece. Me lo apunto porque los probióticos son buenísimos para nuestro cuerpo. Me han encantado esas magdalenas tan verdes, sin duda una buena manera de incluir los ingredientes! Bss :)

    ResponderEliminar
  11. Es que no soy nada de tés pero tengo curiosidd por esta receta.
    Un beso!
    El Tocador de Mia.

    ResponderEliminar
  12. Después de leer este post me han dado unas ganas tremendas de probar ambas cosas, que hasta el momento no las he probado. Y mira que hace un par de años tuve la oportunidad de probar el Kéfir, porque mi compañera de piso se lo hacía casero y llegó un momento en que le salía muchísima cantidad, y no paraba de ofrecernos a las demás, pero siempre lo vi un poco raro y no me anime a probarlo, ahora después de leer esta información me arrepiento, tendría que haberlo probado jajaj
    Me ha gustado mucho este post ¡un besito!

    ResponderEliminar
  13. El té marcha tuve la suerte de probarlo en Japón,en una ceremonia del té,aunque confieso q en una primera impresión no me gustó.Despues he probado el helado de marcha y me encanta...xo poco más.Me propuse hacer recetas con él xo la idea quedó en agua de borrajas.Ahora q te he leído me han entrado ganas de nuevo así q creo q toca pedido a iherb.X cierto,si algún día te apetece hacer un post de la receta de esas magdalenas...jeje.
    El kéfir no lo he probado x miedo a q no me guste...Xo como bien dices,hay q educar al paladar!!!
    Besotes y muy buen post

    ResponderEliminar
  14. El té marcha tuve la suerte de probarlo en Japón,en una ceremonia del té,aunque confieso q en una primera impresión no me gustó.Despues he probado el helado de marcha y me encanta...xo poco más.Me propuse hacer recetas con él xo la idea quedó en agua de borrajas.Ahora q te he leído me han entrado ganas de nuevo así q creo q toca pedido a iherb.X cierto,si algún día te apetece hacer un post de la receta de esas magdalenas...jeje.
    El kéfir no lo he probado x miedo a q no me guste...Xo como bien dices,hay q educar al paladar!!!
    Besotes y muy buen post

    ResponderEliminar
  15. Justo estos días estoy haciendo mis primeros pinitos con el kéfir, preparándolo casero de unos hongos que me dieron en el herbolario. Y digo pinitos, porque todavía no lo tengo muy claro, ya que estoy intentándolo con leche desnatada y sin lactosa, hala...creo que debería comenzar con la leche entera. También he estado informandome sobre el té macha, porque creo que podría irme bien, pero dicen que hay que tomarlo solo, entre comidas, para aprovechar todas sus cualidades, no sé, hablo de lo que he leído por internet. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé si te funcionará con la leche desnaada sin lactosa, porque tiene que hacerse con la leche menos procesada posible. Y añ quitar la lactosa no sé si puede fermentar (que creo que la fermentación alcohólica la hacen precisamente con el azúcar de la leche, la lactasa). En todo caso, es mucho más digestivo que la leche una vez fermentado (e.g. las proteínas se hacen más chicas) y no suele crear la incomodidad de la lactosa, así explicado a lo bruto. Un abrazo!!

      Eliminar
    2. Tengo colesterol familiar, así que tengo que usar desnatada, y además, desde hace unos años me resultaba muy pesada, así que opté por la sin lactosa, y mejor, aunque tiene que ser en pequeñas cantidades. Te cuento que los hongos siguen creciendo, despacito, pero ya se ve la diferencia. Probaré con unos hongos a parte en leche entera para ver la diferencia. De momento, lo que no me convence es ese sabor a gas, como alcoholizado, claro la fermentación, lo ácido no me importa, pero esta gasificación es otro tipo de sabor. Yo pretendo obtener la consistencia de yogur, ya veremos. Gracias por la información. Bss.

      Eliminar
    3. Pues ya me contarás, que tengo mucha curiosidad!!

      Eliminar
  16. que interesante!!! el té e infusiones en general no me van mucho, pero sí la idea de incorporar el kefir a mi dieta, soy adicta a los lácteos y me encanta esa vertiente de poder experimentarlo incluso en la reposteria
    Un besote

    ResponderEliminar
  17. Son productos que no se suelen ver en la cocina, asi que esta bien aprender sobre ellos. Creo que una vez probe un yogur de kefir y he de decir que me gusto bastante su sabor, tirando a acido. El te matcha solo lo he probado en una lata de te que compre en un supermercado oriental, y aunque no es el mejor ejemplo, no me gusto en absoluto. Me ha gustado mucho lo que comentas sobre educar el paladar, y es verdad lo de premiar con dulces, aunque si tuviera que ponerme a educar mi paladar ahora, con lo golosa que soy, me iba a costar la vida! Aunque tengo que probar esas magdalenas verdes, jujuju.
    Besos!

    ResponderEliminar
  18. ¿Y si como la leche pasada por el hongo y el polvillo raro verde ese se me queda tu tipín y tu pelo? ¡Porque pónganme 2 kilos de cada! :D Las magdalenas ya te las vi en instagram y no pueden ser más APETECIBLES, bonitas y originales, me dan ganas de pegar un mordisco a la pantalla del pc (con la mierdada que tiene). ¿Sabes cuál va a ser la salida que voy a hacer este fin de semana? Voy a ir directa al herbolario a ver si los veo, porque ya esta entrada ha sido el remate. Voy a copiarte tu receta estrella, porque miel+yogurgriego+nueces es uno de mis mayores placeres así que podría gustarme. Ultimamente estoy comiendo muy mal y llevando una vida muy desordenada, más aún de lo normal :( Y sé que hasta que no acabe Enero no voy a poder coger las riendas de nuevo pero a ver si el Kéfir y el Matcha me van animando a ello. Como bien dices cuando ves que algo te sienta bien le empiezas a coger el gusto y pasa de ser una medio obligación que te sabe raruno a un sabor que te falta si le fallas un día. ¿Solo una pregunta, entonces tu compras la leche ya fermentada? ¿No se puede comprar fácilmente el hongo e ir pasándola por él? ¿Es igual de efectiva? Si consigo encarrilarme otra vez en la vida sana vas a tener mucha culpa! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no es broma, que ayudan a la figura y al pelo!! Sí, compro últimamente la leche fermentada porque se me murieron mis bolillas de kéfir cuando me mudé de Madrid. Cambios de temperatura, no cambiarles la leche...¡¡y es que necesitan sus mimos las pobres!! Pero es igual de efectivo hacerlo en casa, y encima suele hacer ilusión ir viendo los cambios. Ya me contarás si te has hecho con kéfir o con matcha, o con los dos. La vida sana es que es buen carril ajaja, aunque este finde me he metido unos cuantos trozos de tarta entre pecho y espalda...para aguantar el frío de las sierras, claro ajaja. Un beso muyy grande!!!

      Eliminar
  19. Pues no he probado ninguno de los dos y ya no siento porque son súper sanos pero no me llaman... Aunque todo es ponerse, también tomo clorella a veces y sabe a cesped!!
    Me encantaría saber qué mejoras notas en ti con estos dos productos, qué diferencias.
    Un beso guapa, ciao!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piel, pelo, buena digestión, y no me pongo malilla. Y los otros efectos, que ya te comenté en tu blog sobre las personas enfermas. Un beso!!

      Eliminar
  20. Me ha encantado el post, porque es verdad, somos lo que somos dependiendo de como nos cuidemos, de que comamos, de nuestro hábitos.. No he probado nada de estas dos cosas y no sé cómo me iría porque tengo una asignatura pendiente con el té, no me gusta el sabor pero me encantaría tomarlo sin que me den escalofríos, claro!, he probado los que camuflan el sabor con piña, manzana y cosas así, al final me aburro y tampoco es que estén ricos. Pero igual que no soportaba el café con edulcorante y ahora es todo lo contrario, no lo soporto con azúcar, tengo la esperanza que me gusten estas movidas, por los beneficios que tienen..
    Un beso guapísima mía ,gran post!

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado este post! Menudo descubrimiento con el kéfir, no lo conocía para nada pero es que adoro todo este tipo de comidas y productos naturales. Yo también disfruto mucho con la comida natural y sana, además soy una "hierbas" con las infusiones, me tomo todas las posibles! Es genial y los tés son mis favoritos! Espero probarlo pronto.
    Un besito preciosa :)

    ResponderEliminar
  22. ¡Cuántas buenas ideas, guapa! No sé si me atrevería con el kéfir porque yo soy muy rarita para esas cosas pero con el té matcha segurísimo que sí. Un besote

    ResponderEliminar
  23. Sólo tengo una idea en la cabeza (bueno junto a las magdalenas) y es helado de té matcha, si lo preparo te cuento qué tal me ha salido ¿vale? salvo ese par de cosas, complicado lo veo porque de todos los tés e infusiones del mundo el té verde es el que no soporto y da igual cuanto lo intente o cuanto me engañe añadiendo cositas, no hay forma.
    El tema del kéfir tendría que estudiarlo más despacio porque no es algo que me llame especialmente la atención pero ya sabes que en casa comemos muy natural así que creo que esa parte la tenemos aprobada XD
    Siempre oí decir a mi abuela que somos lo que comemos y algo bien debía hacer mi yaya que se murió con casi 90 años y apenas tenía arrugas y no creo que usara muchas cremas en su vida porque muy disciplinada no era para los cosméticos pero jamás comió nada procesado o refinado y así estaba ella, tan fresca como mis lechugas XD XD
    Me alegra tenerte de vuelta y lo sabes, feliz semana monillo mío ;-D
    Muuuuuuuchos besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa con el té rojo, y ya cuando se ponen creativos y le añaden cosas...puajj!! Si está muy frío lo tolero mejor, por las papilas adormiladas ajaja. Sí, vosotros estáis muy bien encaminados, sólo hay que ver las maravillas que os crecen en el huerto, hija qué alegría da verlas!!! Y me parece muyy bien que enseñes esas maravillas. Aunque parezca que todos tenemos mucha información, hay gente que sin necesidad, sigue comiendo muy mal, y así, con esos estímulos visuales, se animan seguro.

      Tienes que animarte con ese helado de matchaaa!! Tiene que salir algo requete rico!! (y creo que hay más fans tuyos que lo piensan, jiji).

      Muchos besos, preciosa mía!!!!!!

      Eliminar
  24. Me debería pasar más a menudo por tu blog, a ver si encuentro huequecitos que siempre tengo mucho lío 😂 Es una pena que no pueda tomar kéfir, al ser intolerante a la lactosa, no puedo tomar nada de nada (leche de coco, de almendras o yogures de soja, son mi elección diaria). Eso si, el té macha me va fenomenal, aunque no lo tomo todos los días (he de confesar). Entre los alimentos que me ayudan a tener mejor piel, están las bayas de goji, los arándanos, las almendras y nueces y el aguacate, estos alimentos nunca faltan en mi dieta diaria 🙌 Hay que cuidarse tanto por dentro como por fuera, alimentarse bien, hacer ejercicio y utilizar buena cosmética. Estos tres pilares son el tándem perfecto para lucir piel. Un BioBesazo 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A unas malas, el kéfir se puede hacer con agua y sale kombucha. Tiene también muchísimos beneficios. Coincidimos en los alimentos clave, eso es que voy por buen camino!! Un besito!!!

      Eliminar
  25. Yo estuve un tiempo tomando kéfir, aunque a la larga me acabé cansando un poco de él. El té matcha no lo he probado, aunque me pica la curiosidad.

    Me parece muy interesante el tema que comentas de los sabores y si nacemos con preferencia por unos u otros o si la aprendemos. En su momento leí que los recién nacidos tienen preferencia innata por el sabor dulce porque sería adaptativo (en principio, si un alimento sabe dulce significa que es una fuente de energía y que está en buen estado) y a medida que crecemos, vamos aprendiendo distintos gustos y aversiones. Totalmente de acuerdo contigo en que muchas veces se maleduca el paladar de los niños, pero siempre se puede reeducar :)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, la leche materna es dulce, por ejemplo. Pero también lo es una mandarina. Yo fui niña rara para comer y ahora estoy reeducada ajaja. Un besito!

      Eliminar
  26. Me has dejado con la boca totalmente abierta. Me has metido en un mundo que desconozco por completo.No tenia ni la mas minima idea que estos productos existiesen y mucho menos todos los beneficios que le aportan a nuestro cuerpo...Ahora bien, lo admito, soy una persona muy particular para comer y beber...Muchas ya lo saben y se rien con mis comentarios cuando hacen recetas porque siempre digo que soy "una cochina para comer" No creo sinceramente que fuese capaz de tomar esto. Es algo psicologico. Primero me tiene que atraer el aspecto y despues el olor... Aun asi, hay mil cosas que no me gustan y no te voy a mentir aunque tu post sea grandioso. BSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es cuestión de empezar poquito a poco introduciendo nuevos sabores...Pero te entiendo cuando dices que es psicológico, ¡¡yo no puedo con el tomate fresco y sé que es sanísimo!! Pues los olores de las dos cosas son curiosos, nada convencionales. Si tienes oprtunidad, acerca la nariz aunque sea ajaja. Un beso!

      Eliminar
  27. ¡Buenos días reina! Antes que nada quiero decirte que me alegra muchísmo verte de nuevo por el blog, que no te imaginas cómo lo he echado de menos estos días. Te contesté el comentario que dejaste en el post del aniversario, si no lo has leído, te diré lo mismo por aquí. Se te ha echado mucho de menos y no sé si la ausencia ha sido voluntaria o no pero, en cualquier caso, que sepas que aquí estoy, para lo que necesites y cuando lo necesites.
    Nunca he probado el té matcha pero esto tiene que cambiar porque creo que me estoy perdiendo algo grande y como María haga helado entonces ya me muero de amor y quiero TODAS las recetas xD. Lo buscaré y lo probaré, que me ha picado el gusanillo y me parecen los dos productos interesantísimos. La reflexión de que si no nos cuidamos por dentro poca cosa van a hacer las grandes marcas me ha parecido sublime. Al igual que lo de reeducar el paladar de los niños. Llevas toda la razón en que siempre se les premia con productos muy procesados y azucarados y claro, relacionan porquerías con algo bueno y ahora quítales eso de la cabeza. Este tema da para 8 post. Lo dicho, me apunto ambos y si pruebo a hacer las magdalenas te contaré qué tal mi experiencia. ¡Un besazo enorme, bonita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, niña hermosa!! A mí también me alegra poder leerte de nuevo aquí :). Sí...ya le he dejado caer el guante a María de que nos tiene que hacer un heladito rico.
      Vaya que si da para 8 post!! Muchas veces me dicen que si aún no soy madre, que no me meta en camisas de once varas, pero es que hay que tener cierta responsabilidad con la población!!
      Eso. si te marcas una recetilla o si los pruebas en crudo...cuenta!! Muchos besosss!!!!

      Eliminar
  28. ¡Hola!

    No he probado ninguno de los dos, pero no soy de este tipo de cosas; no me llaman la atención. Igual gracias por enseñárnoslo y dejarnos tu opinión.

    Un besote
    Del rimmel al pintalabios

    ResponderEliminar
  29. Como te decía por Instagram, lo tengo que probar! Soy muy fan de té Matcha, aunque no soy consumidora de Kéfir, después de leerte voy a darle una segunda oportunidad... Su sabor no me acaba de gustar...
    Me ha encantado la reflexión inicial, estoy totalmente de acuerdo contigo.

    Besos

    ResponderEliminar
  30. madre mia que rico!!! la verdad es que yo tenia mucha curiosidad con el te matcha muchas gracias un besotiis!!

    ResponderEliminar
  31. Sinceramente que interesante tu post!! No conocía nada de este tema.. me quedo siguiendo tu blog yo por mi parte como también tengo uno te invito a el, besotes ;)
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  32. Pues aún no he probado ninguno de los dos, aunque, sobre todo este tipo de te lleva bastante tiempo rondando en mi cabeza. Me ha encantado el post y estoy totalmente de acuerdo contigo respecto a la reeducación del paladar. Besos

    ResponderEliminar
  33. Pues creo que tienes toda la razón con lo de educar el paladar desde pequeños y no premiar a los niños con dulces y cosas "ricas".
    El kefir lo he probado pero el té matcha aún no ;)

    ResponderEliminar
  34. Awesomeeee :D
    Great blog! I'm following you, follow back?
    http://omundodajesse.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
  35. Yo el kéfir ya te digo que no. Relación imposible. En cuanto al té si me pica la curiosidad miraré a ver si lo localizo. Besos

    ResponderEliminar
  36. Me ha encantado la idea de las madalenas con matcha y naranja *_* creo que lo pondré en practica

    ResponderEliminar
  37. Hola bonita mía, qué bien tenerte de nuevo por aquí y encima con un gran éxito pues mira cuántos comentarios... ¡En hora buena!

    La verdad es que me ha encantado el post. Yo si consumo té matcha, aunque lo hago en forma de té, pues voy con el tiempo restringido para probar otras cosas, pero como eso no será permanente me animare a probar tus recetas.

    El kéfir no lo he probado, así que se va a mi lista de la compra para cuando vaya a mi tienda de dietética habitual. Por cierto me ha llamado la atención que no recomiendes endulzarlo con stevia o agave y me encanta porque a mi personalmente no me sientan nada bien. Son ideales para diabéticos, pero yo si los consumo me mareo y se me baja la presión. Así que miel de romero o azúcar de panela es lo que suelo usar, a parte de que no soy mucho de dulces.

    Finalmente, estoy totalmente de acuerdo contigo en que hay que educar el paladar, pero claro la comodidad y lo que está de moda puede a veces más. No obstante, creo que a pasitos lentos lo vamos consiguiendo ¿verdad?, pero no debemos bajar la guardia y menos con los niños.

    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  38. Yo que soy amante del té en todas sus variedades tomo muy buena nota.
    Besos!

    ResponderEliminar
  39. Yo que soy amante del té en todas sus variedades tomo muy buena nota.
    Besos!

    ResponderEliminar
  40. Omggg, esas magdalenas tienen una pinta estupenda. Creo que lo que más me ha gustado es tu reflexión sobre educar al paladar, lo estoy viendo mucho ahora con mi hijo e intento que vaya a comer muy sano. Ahora le gustan tanto las verduras como la fruta pero me va a tocar luchar mucho porque siempre hay quien se empeña en regalar dulces o chuches a los niños... y ahí la liamos parda. Al te matcha le tengo muchas ganas pero no se si ahora con la lactancia interfiere y prefiero esperar. Con el kefir tampoco me he animado aunque tengo una amiga que lo toma diariamente y me ha picado.
    Gracias por las ideas.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  41. Matcha lo he probado en dos ocasiones en recetas y no he conseguido tener buena relación con este té, soy de tomar el té más "al natural", infusionado y hacer ese pequeño ritual.
    Debo decir que el Kefir lo he tomado en varias ocasiones y me gusta así que voy a intentar incluirlo más en mi dieta.
    Un beso.

    ResponderEliminar